Publicado el Deja un comentario

Sanación Uterina: memorias uterinas

Sanación Uterina ¿De qué se tratan las sanaciones uterinas?

 
Sanación Uterina
Por: Evangelina Eggel

La energía femenina, o yin, es una energía cíclica. Después de la menarquia, la primera menstruación, el cuerpo femenino comienza a moverse dentro de la ciclicidad, así como la Luna, los Astros y la Tierra misma. A continuación te brindaremos toda la inforación sobre la terapia menstrual y para qué utiliza.

Una  pequeña introducción, antes de comenzar a hablar sobre la terapia menstrual y entregar un contexto. 

 

Siempre estamos pasando por los procesos de vida-muerte-renacimiento y cuando negamos esta energía femenina y no me refiero a negar la feminidad, o la socialización de lo femenino (rosa, melena larga, delicadeza y toda esa letanía machista), nos negamos a nosotros mismos; y de esta negación de quienes somos: surgen enfermedades, como calambres, migrañas o menstruaciones complicadas.

Negar esta esencia te impide conectarte con tu intuición. Cuando pierdes tus procesos intuitivos, pierdes el poder de reconocerte, de comprenderte y, sobre todo, de renovarse.

La intuición es una de las mayores herramientas de tu cuerpo en esta encarnación para guiarte por el camino del autoconocimiento.

Al negar las energías femeninas, negar nuestra ciclicidad, no permitimos que nuestros sentimientos fluyan, cambien y nos enseñen. Aceptar tu ciclicidad es aceptar que te caerás, pero también te levantarás. Eso duele, pero también te hace feliz. Que un día piensas que vas a morir y al siguiente vivirás tu vida en la mayor medida posible. Es aceptar que dentro de ti hay miles de arquetipos femeninos, que dentro de ti reinan todas las Diosas, la ramera, la santa, la sacerdotisa, la bruja. Hécate, Lilith, Maria, Eva, Minerva, Artemis y tantos otros viven dentro de ti y cada uno tomará la iniciativa cuando sea necesario.

Aceptarte como mujer cíclica es saber que cada momento es el momento de volver a emprender tu viaje, aportando toda la sabiduría del viaje anterior, sin miedo a cambiar. Acepta que uno es la serpiente que se muerde la cola, en una eterna danza de superación de dificultades.

Es comprender y aceptar todas las emociones que atraviesan tu cuerpo y tu mente, sin pensar que alguna está mal o bien, las cosas simplemente están.Aceptar su carácter cíclico es el comienzo de reconocer el amor propio.



¿Qué es la terapia menstrual y para qué sirve?

 

La terapia menstrual es un proceso integral propuesto por Zulma Moreyra basado en el ciclo hormonal y la sangre menstrual.

Es un método que trabaja sobre el ciclo menstrual observando toda la vida de la mujer a partir de él, es un viaje hacia el reconocimiento de nuestro cuerpo, el registro de nuestros ciclos, y la gestión de nuestra ciclicidad. 

La terapia menstrual está dirigida para mujeres de todas las edades, cuerpos menstruantes, mujeres lactantes, que no estén menstruando, mujeres plenipausicas o que hayan pasado por una histerectomía.

¿Cuáles son los motivos más habituales de consulta en la terapia menstrual?

Pueden ser varios, conocerse más, conectar con su feminidad, utilizar métodos de anticoncepción natural, desequilibrios menstruales, la búsqueda de un embarazo.  Puede estar relacionado con algo físico, psíquico, emocional o alguna situación por la que esté atravesando por ejemplo:” no puedo conseguir trabajo”. Será el puntapié inicial para ir profundizando.

 

¿Cómo se trabaja en la terapia menstrual?

 

Se trabaja a través de saberes ancestrales femeninos, a través de ritos de paso, técnicas de visualización, masajes, herboristería, psicodrama, arte, etc.  La terapia menstrual trabaja con lo que se llaman heridas portales, que son las que se generan a edad muy temprana, de las que a veces no somos conscientes y que tienen una carga emocional tan grande que repercute en nuestro cuerpo.

Utilizamos como apoyo el diagrama lunar, que es una herramienta de auto-conocimiento, de autocuidado, es un registro personal en el que volcamos diariamente como está nuestro estado emocional, espiritual, físico y mental durante nuestro ciclo menstrual. De esta forma podemos aprovechar las energías disponibles durante el ciclo y usarlas a nuestro favor. Esto es clave para la terapia menstrual.

La terapia menstrual se puede abordar de forma grupal o individual. De esta manera, se planean ejercicios específicos para cada persona contemplando la historia y la singularidad de cada una. 

En forma grupal trabajamos en círculo, lo que es super nutricio y sanador. Se crea un espacio de confianza en el que nos encontramos como pares donde nuestras vivencia se socializan. Las voces,las historias de cada persona tienen importancia y se convierten en herramientas de acción/transformación,autoconocimiento, autocuidado y empoderamiento. ¡Juntas somos poderosas!

Crecimos creyendo que la menstruación es un proceso doloroso, que nuestra sangre es sucia, molesta, que es algo que hay que ocultar, que estamos indispuestas. 

Que nos viene la regla, como si fuera algo estricto o lineal. Viviendo nuestros ciclos en función de alcanzar los ritmos externos.

La menstruación es un tiempo para volcarnos hacia nuestra profundidad, un momento de pausa y desaceleración, de escucha de nuestros ritmos y de los de la naturaleza.

Nos lleva a un estado en el que estamos mucho más intuitivas, conectamos con nuestros sueños y abrimos nuestros sentidos para ver más allá.

Cada ciclo va acompañado de las experiencias que vamos vivenciando, por lo que mes a mes tenemos la posibilidad de transformar y entregar aquello que sucede en nuestro interior.

 

El objetivo de la terapia menstrual es guiar a los cuerpos menstruantes a un reconocimiento más profundo de su ciclicidad, de su sangre y de su ser. Devolver la escucha consciente a nuestros cuerpos y a sus ritmos naturales. 

Es tiempo de recuperar nuestra ciclicidad, nuestra confianza y nuestro poder. Para que la tierra vuelva a pulsar desde el amor, vibrando todas juntas al unísono.

 

¡Continuamos, siempre mirando hacia adentro primero!

¿De dónde nace la terapia menstrual?

Miranda Gray es escritora, artista, sanadora, mujer de negocios e impulsora de un movimiento mundial que ayuda a las mujeres a ser más conscientes de sus energías y valores para que puedan aplicarlos en su propia vida y trasladarlos al mundo social y laboral. Su libro, “Luna roja”, el best seller mundial de Miranda Gray, trabaja con la idea de recuperar el poder natural del ciclo femenino de 28 días. Este conocimiento valioso pasó durante muchos años de mano en mano, de boca en boca, circulando en grupos de amigas. Nuria Iribarren, co-fundadora de HerManadas, resumió para Entre mujeres los puntos principales de esta sabiduría espiritual femenina

Nos inspiramos en ella y continuamos el camino del autoconocimiento, juntas.