Reviews TH

Experiencias de pacientes

Opiniones y reseñas

El camino de la sanación comenzó cuando logré tener contacto real con mi propio cuerpo, fue el primer paso para escucharlo y generar hábitos que me permitieran limpiarlo y prepararlo para darle lo que necesita. Honrarnos como seres humanos es nutrirnos con consciencia. La valiosa información que obtuve a través de esta terapia me sigue dando todos los días la libertad de elegir qué es lo mejor para mí. El aprendizaje que transité a través del ayurveda, en lo personal fue un gran despertar, en el intercambio, el diálogo, la escucha, la paciencia, la conexión, el amor y el respeto.

A.C.

Cada encuentro generó algo nuevo en mi, cada uno fue relacionándose, se despertaron cosas en diferentes ámbitos de mi vida, que no me las imaginé, no me esperaba que pasaran, fueron todas positivas. Siento que crecí un montón no solo en conocimiento sino como persona, como mujer, como ser. Aprendí muchísimo de todo, gracias.
Una de las cosas que me pasó fue conectar con todas las mujeres que habitan en mí, principalmente con mi niña. Tuve una conexión re cercana, re linda e importante, con mi niña salvaje. Es la que me orientó en muchas cuestiones y al día de hoy la tengo cerquita conmigo, porque es mi versión más genuina. La tenía un poco olvidada y es quien me recuerda quién soy, de donde vengo, que quiero, que me gusta y hacia dónde voy. Es sincera y a quien ante la duda ,cierro los ojos, la miro y le pregunto.
Además, me conectó con otras mujeres en general, viendo como todas tenemos el privilegio de seres que ciclamos, entender cada proceso de ese ciclo y aprovecharlo. Agradecer la abundancia que nos rodea y la posibilidad de usar esa energía a nuestro favor, la posibilidad de poder crear, soltar, reflexionar, o prepararnos de la manera que necesitemos en cada momento.
Antes para mi la menstruación era algo que pasaba una vez al mes, algo feo, sucio, que me impedía hacer un montón de cosas. Me sentía indispuesta, que es lo que me hicieron creer. Hoy lo veo de otra manera, ya no digo estoy indispuesta, si no estoy menstruando o ciclando y la veo como una posibilidad, un privilegio, como un tesoro, la miro, la recorro, no la desecho, la entrego de vuelta a la tierra. La vivo y la respeto de otra manera. Como sagrada.
Aprendí a escuchar mi cuerpo , a respetarlo, entendiendolo y a no castigarme por como me siento durante mi sangrado, a mimarme. Al relacionar mi ciclo con las emociones se encuentran dentro mio, conociéndome más y disfrutando cada momento. A darme lo que necesito y no exigirme cosas.
Entendí que hay un montón de heridas en común que tenemos las mujeres. Conecté con las mías para intentar sanarlas, entenderlas.
Tuve momentos en los que estuve un poco triste por algunas cuestión, y lo pude relacionar con mi ciclo y aprovecharlo a mi favor, pude poder decir aprovecho esto para soltar,para arrancar de nuevo, para limpiar el cuerpo y las energías y los miedos que viví durante todo este ciclo que fue pasando, liberarlo y entregarlo a la tierra y comenzar el nuevo ciclo con nuevas energías.
Aprendí un monton en cuanto a la relaciones sexuales, vengo hace un tiempo viviendolas de otra manera, mas natural con mas amor y mas etendimiento, no las via como un intercambio de energia y no me respetaba en ese momento a mi como ser.
Fueron encuentros con terapias muy integrales, donde vivimos muchas cosas, donde pude descubrir heridas mías y colectivas, donde pude conectarme con carencias que todavía había.
Siempre me sentí muy cómoda, crecí y aprendí mucho, hay muchas cosas que aun me quedan resonando y que tengo la intención de a poco ir incorporandolas. Ojala todas las mujeres lo puedan recibir al igual que yo.
Cada encuentro fue adaptado de una manera hermosa a la temática,a lo que veíamos y a lo que iba surgiendo y eso es lo más lindo del trabajo.
Sentí como fuiste adaptando cada encuentro a mi ,a lo que veníamos viendo, a lo que yo era capaz de manejar y entender, a mis conocimientos mis herramientas y a lo que iba surgiendo nuevo, a su vez lo hacías de una manera que generaba que surjan cosas nuevas para el encuentro siguiente.
Gracias el crecimiento fue muy grande, esto es un inicio, todavía hay muchas cosas que quiero seguir conociendo.

M.J.

Tomé registros sin ningún tipo de expectativa, pero la devolución y el amor con el que transmitió el mensaje Anita fue clave para mí desarrollo personal y pude despejar muchas dudas sobre situaciones que estaba transitando. B.L.

Fue una experiencia sumamente enriquecedora; me brindó información que me permitió mirarme con más Amor y menos crítica, y poder trabajar aspectos que sentía que se encontraban estancados, que ahora siento que fluyen… Y lo más importante: sentí que no camino sola, y que estoy protegida. Infinitas GRACIAS. N.C.

Abrirme los registros akáshicos impactó en mi vida en un momento en que precisaba un mensaje. Si bien no estaba segura de lo que exploraba, si lo estaba de la búsqueda a la que me emprendía, a encontrar de algún modo el camino o la señal de ser acorde a mi deseo.
Ana fue quien encarnó física y energéticamente la apertura de mis registros, y considero que no es casual su intervención. Se dispone allí a conectar con esa sabiduría, para compartirla con compromiso y responsabilidad.
Los registros me dejaron palabras amorosas y orientadoras, para no olvidar mi propósito. L.P.

Mi experiencia con los registros fue mágica. Se me esclarecieron muchas dudas que tenía sobre mi persona de una manera muy linda y acogedora. Me aportó claridad y un sentido a las cosas que me suceden diariamente.
Ojalá todos tengan una experiencia tan grata como la mía. J.S.

Registros para mi fue una experiencia especial, fue abrirme al entendimiento personal y de mis afectos. Todos deberíamos poder tomar esta oportunidad y mejorar. V.G.

Los Registros Akáshicos han sido un gran apoyo para poder conectar aún más con mi interioridad .
Han arrojado mucha claridad a mis pensamientos y a mis decisiones. A.D.

Más que una experiencia es la posibilidad de encontrarse, del estar. Encontrarse con uno mismo, con su interior, con el que fue, el que viene de ser, el que es y quien trata de ser. Ahí entra el estar, el ahora, el estar en el presente conociéndose y aceptando cada una de tus facetas. Aceptando la alegría y el dolor. Atravesar la tormenta y el desierto no solo para llegar a la calma, si no aceptándose uno mismo habitando esos lugares que somos y que habitamos junto a quienes nos acompañan en ese camino.
Uno busca sanar, busca entender, entenderse. Sanar relaciones, dolores, malestares, heridas que aún sangran.
Los guías me mostraron ese camino y respaldaron mi andar. Si bien es uno y su interior, la búsqueda no es en solitario, al menos eso entendí. La importancia de la palabra, escrita o hablada hacia el otre es sanador para ambas partes.
Me aportó la confusión que sólo el intercambio y las reflexiones pueden dilucidar. Y de nuevo, es con el otre, para sanar, para transitar sin tanto dolor, para sonreír. N.J.

Tomé los registros para empezar a entender algunas dudas que tenía, y me aportó lo que buscaba, me dió mas claridad y entender el porque también buscaba la respuesta a esas preguntas. D.

Mi experiencia con los registros fue muy buena. Acomodo un poco mis ideas y me guió para saber dónde ir en medio de un momento de mucha incertidumbre. J.

Esta terapia me permitió abrir un espacio de diálogo con mi propio ser y conectar con aquellas sutilezas que nos vuelven a traer al momento presente. Me invitó a la reflexión, a tener una mayor comprensión para soltar el control y fluir con la claridad necesaria para acompañar mi proceso. Me recordó que siempre puedo volver a mí, conectando con la fuerza más poderosa que existe en el interior de cada uno de nosotros, el amor. A.C.

En los registros me dijo todo tal cual, Anita me conoce mucho pero además sentí su poder interior para conectarse de una manera fácil con mis ancestros o seres superiores, mis preguntas fueron bastante directas pero ella me ayudo a definir el camino que necesitaba. O que iba a buscar. Porque yo considero que uno siempre sabe las respuestas en su interior. Ella me las hizo ver. Estoy agradecida por ello. D.S.

Llegué al círculo de mujeres con gran interés por saber realmente lo que me sucede en el cuerpo. Sabía que había necesidad de saber y comprender, pero sobre todo deseo de conectar.
Allí, en un espacio compartido con otras, encontré sentimientos y pensamientos similares. Entendí que esa necesidad tenía que ver con la falta de educación acerca de nuestros cuerpos y nuestra salud, y también entendí que ese deseo atravesaba a todas las participantes y esa energía nos trascendía.
El círculo de mujeres es una experiencia hermosa para cada una y, también, para compartirla con otras, hermanadas, haciendo red, conectando poderosamente.
Anita es una guía mágica, dispuesta allí a transmutar las energías que pululan y devolvernos orden, conocimiento, amor. L.P.

Para mí esta experiencia significó conectar con lo sagrado que hay en mí y en cada mujer. Darle valor a mi cuerpa, pero también al vínculo y a la comunicación entre mujeres. Un valor inestimable. Fue un acceso a información certera, un espacio íntimo para el intercambio, para limpiar dudas y confusiones, y también para la conexión con cada órgano. Un viaje de autoconocimiento desde lo concreto hacia lo sutil, para comprender cuán poderosas somos. S.L.

El círculo, es un encuentro amoroso, de encuentro con otras, conocidas o no, donde fluye una energía bonita que ayuda a conectarnos, a encontrarnos con nuestro cuerpo y nuestro útero, saber dónde está, reconocerlo como centro de energía, creador, que nos lleva a nuestra mujer del pasado a las mujeres que estuvieron antes, a las que somos hoy y las que seremos y vendrán. S.G.

El círculo de mujeres lo viví como un viaje de introspección hermoso. Me dió las herramientas que necesitaba para mirar hacia adentro y conectar con lo que siento en cada una de las etapas de mi ciclo, además de conocer mejor mi cuerpo y reconocerme en él. Compartir la experiencia con otras mujeres, sentirnos identificadas y encontrar una conexión es hermoso y empoderador. Lo recomiendo si estás buscando una forma de conexión más profunda con vos misma. C.B.

El círculo de mujeres fue una experiencia muy amorosa, me habilitó a conectarme aún más con la mujer menstruante que habita en mí, a entenderme y hacerme consciente del amor y los cuidados que necesita mi cuerpa. Anita genera confianza y apertura en el otre y eso es algo maravilloso, poder conectar e identificarnos con otras mujeres es maravilloso. C.F.

Me parece que el círculo de mujeres es una experiencia q te ayuda a conectar con otres cuerpes menstruantes además de con una misma, hacer una introspección y dsp escuchar a les otres te ayuda a entender que cada ciclo es propio y distinto pero que aún así sos parte de algo más. Lo viví super, estaba con un dia bastante raro y salí del taller con otra energía, renovada y tranquila, en paz 💜
Creo q la menstruación -gracias al patriarcado y al sistema- es un tema tabú que tiene q terminar, nosotras mismas tenemos miedo, vergüenza, y hasta asco de nuestro ciclo, xq nos los enseñaron así, lo vimos siempre así, y sin embargo el círculo te muestra -con info super importante- y ayuda a ver las cosas de otra manera, a sanar un poquito, a conocer desde la anatomía nuestra cuerpa y quererla un poquito más. S.R.

La verdad super sanador y necesario, yo estoy en un momento personal en donde necesito sentirme abrazada y crear círculos con mujeres, me hace sentir bien tanto física como emocionalmente. Me relaje muchísimo y también conecte con la teoría, con la cual siento mucha atracción desde antes ya que soy médica y conozco la anatomía y fisiología del ciclo menstrual. Este proceso me enseñó un lado más humano y cálido para compartir, me sentí a gusto y super acompañada por la Coach. Me gusto la meditación al final y la creación que plasmamos con nuestras manos y pinturas dejando identificado el proceso. Super recomendable. D.S.

Participar del círculo de mujeres fue hermoso, me sentí completamente cómoda y en confianza para poder compartir experiencias personales como así también poder escuchar lo que mis compañeras contaban y aprender de eso; creo que los intercambios entre mujeres hablando sobre temas que nos competen y nos interpelan son muy nutritivos y la energía femenina que se siente es intensa.
El taller fue un espacio de mucho aprendizaje en todo sentido, desde la anatomía de la mujer hasta poder identificar señales de nuestro cuerpo y estados por los que transitamos durante el ciclo menstrual. Me fui con muchos recursos para alcanzar un autoconocimiento más profundo y conectar conmigo desde ese lugar. J.M.